Sueños

Sus amigos se reunían para contarse los más maravillosos sueños. Pedro callaba. Él jamás soñaba. En toda su vida no había tenido ni uno chiquitito. Por fin, un día, soñó. Soñó que se moría. Nunca lo pudo contar.

Diana Lia Calcagno Almada
No. 134, Enero-Marzo 1997
Tomo XXIX – Año XXXIII
Pág. 115

Anuncios