Ebrias

Las mariposas al volar lo hacen muy erráticamente debido al néctar que beben en las flores. El néctar las mantiene embriagadas de manera permanente. Las personas de aguda capacidad auditiva refieren que en el silencio es posible escuchar el leve sonido de su hipo a cada desviación en la trayectoria de su vuelo.

Jesús Ortega
No. 105-106, Enero-Junio 1988
Tomo XVII – Año XXIII
Pág. 133

Anuncios

Lúcido

Empezó a decir sus genialidades de siempre: la pasta dental juait esmail te dará una sonrisa irresistible, sólo debes acercarte y tu aliento juait esmail hará lo demás, ellas quedarán paralizadas, ¡porque lo estarán sintiendo!, no olvides que tu aliento juait esmail se siente…, si usas la loción durazno de in flauer, cuídate, las chicas te perseguirán, ¿sabes por qué?, ¡por eso!, por tu sutil aroma, y recuerda, cuando lo desees, puedes dejarte atrapar…, no, no huelas mal, usa el jabón fres eir y transpórtate al centro del bosque alpino aaah; ¡qué frescura!… fuma Camaleón, con el auténtico tabaco rubio para la juventud activa, ellas lo notarán, porque los hombres que fuman Camaleón tienen la personalidad grande, que se nota a simple vista…, confía tu seguridad a la absoluta absorbencia de las toallas femeninas Creisi Jors, con el diseño que se acomoda perfectamente a tu… anatomía, sus terminaciones trianguliplanares las hacen invisibles, su novedoso sistema de enrrejillado ultracomprimid te dan ese aspecto de total seguridad, consérvate fresca, confiada y siempre seductora con Creisi Jors…, Mmm bien, es todo, le dije, te condeno a permanecer con la jeta callada, apagué la televisión; miré por la ventana, como siempre, como hormigas, iban y venían, me indigné; pobre pinche pueblo tan enajenado, tan en manos de estos pocamadre; tras pontificar, con toda calma hurgué en mis bolsillos y rápidamente localicé uno, lo tomé con dos dedos y lo puse entre los labios, y mientras mi mente abordaba inextricables elucubraciones socioeconómicropolíticas, encendí un Camaleón.

Jesús Ortega Rodríguez
No 95, Noviembre-Diciembre 1985
Tomo XV – Año XXI
Pág. 43