Floración

22 top

Abrí los ojos cuando amaneció en un lugar desconocido para mí y vi una muchacha desnuda que corría por el campo y que intentaba ocultarse de mí. En una ocasión, cuando se detuvo y me miró, pude ver que sus pechos parecían que iban a reventar, como si fueran capullos de rosas al sol de mayo y eché a correr hacia el Sur intentando atraparla, porque quería enterrar mi rostro en aquellas abiertas rosas y capullos para conocer su fragancia. Cuando, después, llegué hasta ella, cayeron todos los pétalos de sus pechos, se echaron a volar con el viento y ya no pude volverla a ver ni pude saber dónde fue, pero las semillas que se desprendieron de ella aquel día son las flores que están floreciendo ahora.

Erskine Caldwell
No. 22, Abril 1967
Tomo IV – Año III
Pág. 315

Anuncios

El hijo de perra

51 top
Trabajé durante toda la semana en la construcción de una presa en el río y la noche del sábado fui a la ciudad con uno de los obreros. Con el dinero que había ganado durante la semana, jugamos a los dados en un garito y bebimos whiskey. El domingo por la noche compramos varias botellas de whiskey y contratamos a dos mujeres para que pasaran la noche con nosotros. Cuando me levanté a las cinco de la mañana del día siguiente para ir a trabajar, desperté a mi compañero y le dije que se vistiera. Se levantó, se miró durante un rato en el espejo y se bebió otro trago de la botella. Le dije que se diera prisa. Y me contestó que Dios le había estado pellizcando en los talones desde que tenía diez años, y luego cogió su pistola y gritó:

—¡Mira hacia otra parte! ¡Voy a matar a un hijo de perra!

La bala le penetró en su cabeza, en pocos segundos rodó por la cama y cayó al suelo, donde, en medio de un gran charco de sangre, quedó como un guiñapo. La mujer que había dormido en su cama, se incorporó y dijo:

—Otro pobre loco víctima de la melancolía de las mañanas del lunes.

Erskine Caldwell
No. 51, Enero – Febrero 1972
Tomo VIII – Año VIII
Pág. 639

Erskine Preston Caldwell

????????????

Erskine Preston Caldwell

(Coweta County, 17 de diciembre de 1903 – 11 de abril de 1987)

Erskine Caldwell nació en una casa apartada en los bosques cercanos a Moreland, Georgia (USA), hijo de un ministro de la Iglesia Presbiteriana y pasó su infancia trasladándose de uno a otro estado del sur de los Estados Unidos, cada vez que su padre encontraba trabajo en una nueva iglesia.

Estudió en Erskine College, aunque no llegó a graduarse. Su aspecto en aquella época era atlético (jugó al fútbol americano), alto y, según uno de sus editores, inusualmente agradable y angelical. Sus simpatías políticas comenzaron a decantarse también por aquel entonces hacia los obreros, ya que el propio Erskine trabajó en oficios muy diversos, lo que le permitió recoger experiencias de los trabajadores que luego plasmaría en sus obras. De hecho, años más tarde, Erskine ofrecería seminarios a precios reducidos para los agricultores aparceros del Sur.

Sus primeros libros publicados fueron The Bastard (1929) y Poor Fool (1930), pero los que realmente le consagraron fueron Tobacco Road (“La ruta del tabaco” o “El camino del tabaco”) (1932) y God’s Little Acre (“La pequeña hacienda de Dios”) (1933).

Ya cuando apareció su primer libro (Bastardo), fue inmediatamente prohibido, quizás a causa únicamente de su título, y las copias fueron retiradas del mercado. Más adelante, con la publicación de God’s Little Acre, las autoridades fueron aún más allá, e instigadas por la Sociedad Literaria de Nueva York, arrestaron a Caldwell y secuestraron las copias de su obra durante una firma de libros en Nueva York. El juicio posterior exculpó a Caldwell, quien decidió entonces denunciar a sus acusadores por falso arresto y denuncia maliciosa. De la obra de 1933 La parcela de Dios se vendieron 10 millones de ejemplares, 2 millones más que la obra Lo que el viento se llevó.

La obra de Caldwell fue reconocida por el público y por sus pares: Faulkner le consideró entre los cinco grandes de la literatura norteamericana, Saul Below reclamó el Nobel para él, incluso Ezra Pound le llenó de elogios. El camino del tabaco fue llevada al cine por John Ford en 1941 y La parcela de Dios por Anthony Mann en 1958.1

En los años 30, Caldwell y su mujer Margaret Bourke-White regentaron una librería en Maine, y colaboraron en una novela, You Have Seen Their Faces (1937). Durante la Segunda Guerra Mundial, Caldwell obtuvo un visado de la URSS para viajar a Ucrania y trabajar como corresponsal de guerra. Desilusionado con las oscuras intrigas del régimen marxista regido entonces por la corriente stalinista, a su regreso a Estados Unidos publicó una novela corta, “Message for Genevieve” (1944) en la que una periodista es fusilada después de un juicio secreto por espionaje.

A su regreso a EE.UU., y tras separarse de su mujer, Caldwell se instaló en San Francisco. Durante los últimos de su vida, dedicó seis meses cada año a viajar por el mundo, y tomar notas en multitud de cuadernos. Estas notas no han sido publicadas, pero se conservan en un museo dedicado al escritor. También la casa en la que nació ha sido trasladada de su ubicación original a otra más cerca del pueblo, y convertida en un museo. Caldwell, fumador empedernido, murió a causa de las complicaciones de un enfisema y cáncer de pulmón el 11 de abril de 1987, a los 83 años. Se encuentra enterrado en el Scenic Hills Memorial Park, en Oregón[1].

El volador

51 top
Las noches que había luna clara me iba al campo y miraba a un hombre de pie en la cima de la más alta colina. Mientras lo observaba desde la otra parte del río, el hombre corría con gran rapidez y saltaba tan alto como le era posible, al parecer intentando un máximo esfuerzo para ascender a la mayor altura.

Una noche, mientras veía de nuevo su carrera y su salto, empezó a subir y subir; y la última vez que lo vi fue ya en la otra cara de la luna. Tenía luego temor de contar a la gente lo que había sorprendido, porque lo hubieran tomado como una gran mentira.

Erskine Caldwell
No. 51, Enero – Febrero 1972
Tomo VIII – Año VIII
Pág. 629