Acto de fe

3 top

143-145 top

Chu Fu Tze, negador de milagros, había muerto; lo velaba su yerno. Al amanecer, el ataúd se elevó y se quedó suspendido en el aire, a dos cuartas del suelo. El piadoso yerno se horrorizó.

—Oh, venerado suegro —suplicó—, no destruyas mi fe de que son imposibles los milagros.

El ataúd, entonces, descendió lentamente, y el yerno recuperó la fe.

Giles, en CONFUNCIANISM AND ITS RIVALS (1915)
No. 3, Julio -1964
Tomo I – Año I
Pág. 26

Giles
No. 143-145, Abril-Diciembre 1999
Tomo XXX – Año XXXV
Pág. 68

Anuncios

El Shui-mang


El shui-mang es una hierba venenosa. Es trepadora, como el frijol, y tiene flores rojas semejantes. Aquellos que la comen mueren, y se convierten en demonios shui-mang; de acuerdo a la tradición, tales demonios no pueden nacer de nuevo a menos que encuentren, para sustituirlos, a alguien que también vaya comido este veneno. Estos demonios shui-mang abundan en la provincia de Huan, donde, a propósito, la frase “hombre del mismo año” se aplica a aquellos nacidos en el mismo año, que intercambian visitas y se llaman entre sí hermanos, y cuyos niños llaman tío al “hermano” de su padre. Esto se ha vuelto una costumbre muy observada allí.

Giles
No. 28, Febrero 1968
Tomo V – Año IV
Pág. 297

Picardía


En Pekín, no se permite que las cosas se construyan sobrepasando cierta altura, pues durante los largos meses de verano las damas tienen la costumbre de sentarse a tejer o a coser en sus patios, con ropas muy ligeras.

Giles
No. 28, Febrero 1968
Tomo V – Año IV
Pág. 290