Rebelión

133 top

Que un hombre escriba un cuento y compruebe que éste se desarrolla contra sus intenciones, que los personajes no obren como él quería, que ocurran hechos no previstos por él y que se acerque una catástrofe que él trate en vano de eludir. Ese cuento podría prefigurar su propio destino y uno de los personajes es él.

Hawthorne
No. 133, Abril-diciembre 1996
Tomo XXVIII – Año XXXII
Pág. 113

Anuncios

El testamento

5 top

Un hombre rico deja en su testamento su casa a una pareja pobre. Esta se muda ahí: encuentran un sirviente sombrío que el testamento les prohíbe expulsar. Éste los atormenta: se descubre, al fin, que es el hombre que les ha legado la casa.

Nathaniel Hawtrorne, en “Cuaderno de Apuntes”
No. 5, Septiembre 1964
Tomo I – Año I
Pág. 33

Nathaniel Hawthorne en “Cuaderno de apuntes”
No. 77, Junio 1977
Tomo XII – Año XIII
Pág. 391

Riesgo espantoso

09 top

Entre la aparente confusión de nuestro misterioso mundo, los individuos se hallan tan definitivamente insertos en un sistema, y cada sistema se encuentra tan estrechamente vinculado a otro u otros, y finalmente, a un total, que el hecho de salir por un instante de su sistema expone al hombre al riesgo espantoso de perder para siempre su lugar propio en todo el mundo.

Nathaniel Hawthrone, en WAKEFIELD
No. 09, Enero-Febrero 1965
Tomo II – Año I
Pág. 66

Testimonios

16 top
De manera que vi los cuatro ríos del Infierno: un río de sapos y un río, de serpientes, un río de fuego y un río de nieve… Después de eso, sentí que se me llevaba a contemplar el Cielo, y vi al Señor sentado en Su trono y una bandada de ángeles tocaba música para Él. Luego vi un luciente pájaro y su canto era más dulce que toda melodía. Ahora bien, éste era Miguel bajo la forma de un pájaro en presencia de su Creador.

Nathaniel Hawthorne
No. 16, 1965
Tomo III – Año II
Pág. 244

El personaje

10 top
Que un hombre escriba un cuento y compruebe que éste se desarrolla contra sus intenciones; que los personajes no obren como él quería; que ocurran hechos no previstos por él y que se acerque a una catástrofe, que él trate, en vano, de eludir. Este cuento podría prefigurar su propio destino y uno de los personajes sería él.

Nathaniel Hawthorne
No. 10, Marzo-1965
Tomo II – Año I
Pág. 140

Una sospecha


Una familia compuesta de padre, madre y dos niños, salió a pasear y se sentó a descansar en medio de un bosque. La niña oyó un llamado, se fue a corretear por el interior del bosque y volvió minutos más tarde. Al principio los padres ni veían cambio en ella, pero gradualmente empezaron a notar algo raro, lo fueron siguiendo cada vez más y más, hasta que, pasando los años, sospechaban que otra niña, no la suya, volvió del bosque aquella vez.

Nathaniel Hawthorne
No. 113, Enero-Marzo 1990
Tomo XIX – Año XXVII
Pág. 109

Nathaniel Hawthorne

Nathaniel Hawthorne

(Salem, Massachussets 4 de julio de 1804 – 19 de mayo de 1864)

Fue un novelista y cuentista estadounidense. Es considerado figura clave en el desarrollo de la literatura norteamericana en sus orígenes.

Nathaniel Hawthorne, nacido bajo el nombre de Nathaniel Hathorne, nació el 4 de julio de 1804 en la ciudad de Salem, Massachussets. Su casa de nacimiento todavía se encuentra en pie. Su infancia fue difícil debido a la muerte de su padre (del mismo nombre, que murió en Surinam cuando Hawthorne tenía 4 años). A partir de entonces, la vida de Hawthorne se volvió compleja y al mismo tiempo fascinante, particularmente debido a su pasión por la literatura y su cercanía con el puritanismo.

Dicha cercanía con el puritanismo surge a partir de sus antepasados. Su bisabuelo, William Hathorne (la ‘w’ la añadió Nathaniel a su apellido), fue uno de los primeros colonos en establecerse en Salem.

Hasta la publicación de su primer libro Twice-Told Tales, (“Cuentos dos veces contados”), en 1837, Hawthorne escribió en total anonimato en la casa familiar. “Yo no vivía –diría más tarde– sólo soñaba que vivía.”

En 1839, Hawthorne entró a trabajar en la aduana del puerto de Boston. Contrajo matrimonio con la pintora trascendentalista Sophia Peabody en 1842. El matrimonio se trasladó a Concord, Massachusetts. Allí tuvieron de vecinos a los escritores Ralph Waldo Emerson y Henry David Thoreau.

En 1846 Hawthorne fue nombrado inspector de la aduana de Salem, pero pronto perdió su trabajo debido a cambios administrativos en Washington. En 1852 escribió la biografía de su antiguo compañero Franklin Pierce. Cuando éste ganó las elecciones, Hawthorne recibió como recompensa el nombramiento de cónsul americano en Liverpool (1853). En 1857 renunció a su cargo y viajó por Francia e Italia. Con su familia, regresó en 1860. Cayó enfermo poco después, muriendo en 1864, probablemente de cáncer de estómago, en Plymouth (Nueva Hampshire).

Nathaniel y Sophia Hawthorne tuvieron tres hijos: Una, Julian y Rose. La primera murió joven. Julian siguió los pasos de su padre como escritor, llegando a ser autor prolífico. Rose se convirtió al catolicismo y fundó las Dominican Sisters of Hawthorne, congregación que se ocupaba del cuidado de enfermos incurables de cáncer[1].