El hombre malo

El hombre odiaba a los animales, por lo que dejó que la abeja lo picara para justificar el momento de aplastarla y así poder dormir con la conciencia tranquila.

Miguel Ángel Olivares S.
No. 39, Noviembre – Diciembre 1969
Tomo VII – Año V
Pág. 107

Anuncios