Las monjas y el Deán


Cuentan que cerca de Plasencia está un monasterio el cual llaman Perales. Las monjas de él no tienen buena fama. Pasó el Deán de Plasencia y escribió en la pared: “Este peral tiene peras: cuantos pasan comen dellas”. Escribieron debajo las monjas:”Vos, bellaco, pasastes y no las probastes”. Respondió el Deán: “En peras tan pasadas no empleo yo mis quijadas”. Respondieron las monjas: “Nunca vimos tejedor que no fuese decidor”.

Luis de Pinedo
No. 88, Septiembre- Noviembre 1983
Tomo XIV – Año XIX
Pág. 71

Anuncios