14— 20 años sin Valadés en “Te cuento” con Celia Carnovale y Atilio Martínez en RadioDécadas, con Raúl Brasca.

 

 

te cuento

Para escuchar la entrevista haga Click en la imagen.

 

 

te cuento trio

Para escuchar la entrevista haga Click en la foto.

 

 

En la emisión del martes 25 de Noviembre del programa radiofónico “Te cuento” conducido por Celia Carnovale y Atilio Martínez por Radio Décadas, desde Buenos Aires Argentina, se hizo un homenaje a Edmundo Valadés. Raúl Brasca en representación de los cuentistas brevísimos de El cuento, fue invitado para charlar sobre el maestro. Esa conversación la pueden escuchar haciendo un clik en la imagen o en la foto de los conductores.

Celia Y Atilio2

“Te cuento” es un programa radiofónico, siempre en directo, por la banda FM en Buenos Aires, Argentina. Se trasmite siempre en directo con la conducción de Celia Carnovale y Atilio Martinez, bella pareja que se acompañan en la vida y en este programa multipremiado por su música selecta e interesante temática. Entrevistan a invitados de importancia social y cultural, nacionales y extranjeros. Pueden sintonizar por la radio local FM 1090 Radio Décadas, y por internet a todo mundo por ww.decadasam1090.com.ar .

 

Raúl Brasca

Semblanza y textos de Raúl Brasca en Minificciones de El Cuento, Haga click en la imagen

 

Raúl Brasca, Autor de cuentos, microficciones y ensayos. En 1989 fundó, con otros cuatro escritores, la revista Maniático Textual que estuvo en quioscos y librerías hasta 1994. Compiló quince antologías, once de ellas de microficciones. Su obra ficcional y ensayística fue publicada en antologías, revistas y suplementos literarios de varios paises. Han recibido, entre otros, los premios del Fondo Nacional de las Artes y de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. La Universidad de Carabobo (Venezuela) le confirió la Orden de Alejo Zuluoga. Ponente y conferencista en congresos internacionales, ha dictado clases magistrales, talleres y seminarios en varias  universidades europeas y americanas y se desempeñó como jurado en certámenes literarios nacionales e internacionales. Creó las “Jornadas Feriales de Microficción” que coordina y conduce en la Feria del Libro de Buenos Aires.

Anuncios

Polimorfismo

Sentado en la rama del árbol del vecino, el chico miraba con codicia la manzana más madura. Tendió la mano para arrancarla y en el mismo momento recordó el pecado original que acababan de enseñarle en catecismo. Retiró la mano indeciso y buscó la serpiente enroscada en el tronco. No estaba. Son puras mentiras, se dijo y, como tantas otras veces, arrancó la manzana, la lustró frotándola contra la camisa y la mordió. Mientras masticaba, miró distraídamente la fruta mordida. Se paralizó. Escupió espantado lo que tenía en la boca y arrojó lejos el trozo que le quedaba. Había visto un pequeño gusano que emergía de la pulpa. Con el diablo nunca se sabe, pensó.

Raúl Brasca
Número 136 – 137, julio-diciembre 1997
Tomo XXIX – Año XXXIII
Pág. 53

Salmónidos

Es universalmente reconocido que los salmones concurren a desovar al lugar donde nacieron. Para ello recorren enormes distancias en el mar y luego remontan el río hasta la naciente. Allí depositan sus huevos, en el mismo sitio donde sus padres depositaron los suyos; y también sus abuelos. Me gusta pensar que hay un único lugar en el mundo, bajo las aguas de un río que no conozco, hacia donde concurren todos los salmones de la tierra en la época de la procreación. Allí, Dios depositó el huevo del primer salmón.

Raúl A. Brasca
No. 103 – 104, Julio – Diciembre 1987
Tomo XVI – Año XXIII
Pág. 384

Telequinesia

—Habrá que creer o reventar— le dijo el hombre que salía de la habitación cuando él entraba.

Él terminó de entrar. La mujer esperó que se sentara, cerró los ojos y, con voz cavernosa, llamó a la mesa provenzal que estaba en el primer piso. Moviendo ágilmente las patas, como un perfecto cuadrúpedo amaestrado, la mesa bajó por la escalera.

—Esto es increíble —exclamó él. Y, antes de que pudiera explicarse mejor, reventó.

Raúl A. Brasca
No. 103 – 104, Julio – Diciembre 1987
Tomo XVI – Año XXIII
Pág. 297

Raúl Brasca

???????????????????????????????

 

 

Raúl Brasca

Autor de ficciones, antólogo y ensayista. Como autor publicó libros de cuentos y de ficción brevísima; de estos últimos: Todo tiempo futuro fue peor (Barcelona, 2004 y Buenos Aires, 2007) y Las gemas del falsario (Granada, 2012). Participó en numerosas antologías en español y en algunas en inglés, italiano, alemán y serbio. Ha compilado antologías en Argentina y España, once de las cuales son de microficciones, entre ellas: la serie Dos veces bueno (Buenos Aires, 1996, 1997 y 2002), De mil amores (Barcelona, 2004) y Antología personal (Buenos Aires, 2010).  Publicó ensayos en libros, revistas y actas de congresos internacionales de minificción. Fue co-editor de La pluma y el bisturí, actas del “1er Encuentro Nacional de Microficción” (Buenos Aires, 2008). En 2009 creó, organizó y condujo la “Jornada Ferial de Microficción” en la Feria del Libro de Buenos Aires, exitosa actividad de la que ha seguido al frente en sus cinco ediciones hasta hoy. Ha impartido conferencias, talleres, lecturas y seminarios en algunas universidades, como la Autónoma de Madrid (2009), y en otras  instituciones culturales de América y Europa. Hizo crítica de libros en el diario LA NACION y en diversos medios gráficos y electrónicos. Es jurado habitual en concursos internacionales de microficción. Recibió los premios de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires y del Fondo Nacional de las Artes. En México, lo premió dos veces la revista El Cuento y, en Venezuela, fue distinguido con la orden de Alejo Zuloaga por la Universidad de Carabobo[1].

Perplejidad

La cierva pasta con sus crías. El león se arroja sobre la cierva, que logra huir. El cazador sorprende al león y a la cierva en su carrera y prepara el fusil. Piensa: si mato al león tendré un buen trofeo y podré comerme su exquisita pata a la cazadora.

De golpe algo ha sobrecogido a la cierva. Piensa: si el león no me alcanza ¿volverá y se comerá a mis hijos? Precisamente el león está pensando: ¿para qué me canso con la madre cuando, sin ningún esfuerzo, podría comerme a las crías?

Cierva, león y cazador se han detenido simultáneamente. Desconcertados, se miran. No saben que, por una coincidencia sumamente improbable, participan de un instante de perplejidad universal. Peces suspendidos a media agua, aves quietas como coladas del cielo, todo ser animado que habita sobre la tierra duda sin atinar a hacer un movimiento.

Es el único, brevísimo hueco que se ha producido en la historia del mundo. Con el disparo del cazador se reanuda la vida.

Raúl A. Brasca
No. 103 – 104, Julio – Diciembre 1987
Tomo XVI – Año XXIII
Pág. 296