El pollito y la granjera

143-145 top
Había una vez un “pollito de leche” que estaba picoteando piedrecitas y gusanitos en el jardín cuando algo le cayó en la cola. “Se está cayendo el cielo”, pensó y echó a correr en busca de su mamá.

—¡Mamá, mamá!… —le gritó el pollito—. Escóndeme porque se está cayendo el cielo.

La mamá gallina, que estaba atareadísima sacando un gusano de su agujero, ni siquiera le hizo caso. El pollito, temblando de miedo, corrió a la casa del granjero buscando protección. La esposa del granjero, que estaba en la cocina, viendo al pollito, le preguntó:

—¿Qué te pasa pollito?…

—¡Se está cayendo el cielo!… —respondió asustado—. ¡Escóndame por favor!

La dama, compadecida del pollito, le escondió en el horno de la estufa, donde lo cocinó y se lo comió.

Moraleja: No me extrañaría que la señora tuviera una rosticería.

Rafael Ávalos Ficacci
No. 143-145, Abril-Diciembre 1999
Tomo XXX – Año XXXV
Pág. 107

Anuncios