…de Esther Vázquez-Ramos

 RECUERDOS INOLVIDABLES

Esther Vázquez-Ramos

Dos hechos inolvidables para mí se dieron 1985. En enero de ese año,  llegué a los talleres del ISSSTE, intentando entrar al que dirigía Edmundo Valadés, estaba repleto, todo mundo quería estar con él. Insistí,  fue imposible, entonces entré al de Vicente Torres, una persona allegada a Valadés.  En  este inter se vinieron encima los Terremotos de 1985, así que para la ceremonia de premiación, la cual se llevó a cabo en el Centro José Martí el 12 de diciembre;  recibí de manos de Edmundo un diploma y como premio 3 libros de cuentos de la colección Sepan Cuantos de la Editorial Porrúa, mimos que aún conservo, y  en mis oídos aún resuena su voz cuando nombró a: “la escritora Esther Vázquez Ramos”.

Esther Vázquez-RamosEsther Vazquez Ramos

 

 

 

 

 

Diploma de Esther Vázquez-RamosDiploma de Esther Vázquez-Ramos

Anuncios

Esther Vázquez-Ramos

Esther Vazquez Ramos1

 

Esther Vázquez-Ramos

Defeña de nacimiento, con raíces oaxaqueñas. Egresada de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García en 1982. Diplomada en Relaciones Públicas por el Instituto de Educación e Investigación; diplomada en Literatura Fantástica en 2002, por CONACULTA-INBA; en 2012 diplomada en animación a lectura por Ibby de México-UNAM y Universidades de Santander: Ejerce el periodismo cultural desde 1979 en las revistas: Yacimiento, Visual, Galería, Arte y Artistas, Imagen, Epoca, Nosotros los Petroleros, 7 Cambio, suplemento Acento de La Voz de Michoacán y en Excelsior. Su crítica se encuentra en “Huellas entre Milenios” y en “De frente al milenio”. Coautora del Grabado Mexicano en el Siglo XX. Trabaja en la recopilación de sus entrevistas para el libro Voces del Arte Mexicano. Publica cuentos en: la Revista el cuento números 113 y 127, El bailetín de la Escuela Nacional de Danza, Asimov ciencia-ficción, y en cuatro antologías de cuentos de la Asociación de Escritores “Tirant lo Blanc”, del Orfeo Catalá de México: Arco Iris; Las Cuatro Estaciones del año, Los Elementos de la Tierra, en septiembre 2010 Independencia y Revolución, Los cinco sentidos en 2012, para 2013 De viajes y Miedo, hacen un total de 24 libros. “ideas certeras”, publicado por la Associació D´escriptors Tirant nlo Blanc de Catalunya en Barcelona España en 2012. 

Ha estado en los talleres literarios de Felipe San José, Vicente Torres, Guillermo Samperio, Leticia Herrera Álvarez; Laura Elenes, Gilda Salinas y Anel Ávila, Ana Morales en el Orfeo Catalá de México y en el taller permanente de Oscar Wong. En 2013 en el  taller de redacción avanzada del Museo del Chopo.

Entre 1986 y 1988, se presentó en el programa Escritores por Adelantado en la cafetería del Palacio de Bellas Artes y del Museo Carrillo Gil; entrevistada en el programa Escritores por Adelantado, Radio FM105.7, y en Radio Fórmula por Jorge Herrera Valenzuela. En 1985, obtuvo 1er lugar en cuento, en el encuentro de talleres literarios del ISSSTE encabezados por Edmundo Valadez; 2o lugar en la revista El Cuento Núm.114 y 1era Mención honorífica en el Premio Nacional de Cuento Carmen Baez 1991 en Morelia, Mich., plato conmemorativo en Expoplato de Cuernavaca, Morelos. 2do lugar en el concurso “Los valores de la educación ambiental a través del cuento”, convocado por la Universidad de la Ciudad de México en el 2007.

Participó en lecturas callejeras en el Distrito Federal, en la ciudad de San Luis Potosí, y en la ciudad de Aguascalientes. Socia fundadora de la Asociación De Escritores Tirano lo Blanc del Taller de Creación Literaria, desde 2004 y coordinadora del Taller de Cuento.

Asistente de Elena Poniatowska de 1992-1997. De 1996 a 2000, coordinadora de Difusión Cultural de la Biblioteca Nacional de Educación, Centro Cultural del SNTE; participó de 2000 a 2011, en los programas de la SEP: “Expresarte” en el CIDEP, coautora del programa: “La lectura no es tarea” para escuelas secundarias para trabajadores (ambos programas de lectura en atril, para preescolares y para secundarias), de mayo de 2004 a diciembre de 2011 colaboró en el equipo ampliado del Programa Nacional de Lectura de Preescolar y de Secundarias en el D. F. En 2012 se integró como promotora de lectura en el Programa de la SEP Una razón para volver a la a escuela. Medalla de plata en el 7º encuentro de una Memoria Docente[1].


[1] Enviada por la propia Esther Vazquez-Ramos por  e-mail.

Interferencia voraz

Siento tu presencia constante hasta obligarme a dar la cara. Quiero verte con indiferencia pero me lo impide tu frialdad, el olor ácido que despide tu aliento por esa boca grande que a veces me sobresalta. Estoy consciente de ti, porque invariablemente te interpones en mi camino.

Nuestros encuentros son tan frecuentes que se convierten en un reto por tu prolongado silencio que me altera y no me deja concentrar.

Esa mueca, dura, fría, desdeñosa me persigue hasta en sueños. Me indignas y lo sabes, porque te encuentro a mi espalda, a un lado, a veces es tal tu cinismo que estás provocativamente al frente.

Me pregunto si eres igual con los hombres de negocios, con las secretarias bilingües o solamente conmigo, tratando de poner a flote mi debilidad; de cualquier forma me inquietas.

Mi brazo se tensa, mi mano cobra voluntad propia y con brusco movimiento veo cómo estruja con rabia la hoja de papel que tengo al frente. Observo como se va convirtiendo la pelotita, cuyas letras buscan salida, piden auxilio. La aprieto con fuerza para que entre justo en el centro de tu boca voraz, bote de basura.

Esther Vázquez-Ramos
No. 127, Enero – Junio 1994
Tomo XXIII – Año XXX
Pág. 97

Notas de colores

De espalda al público, la seda del vestido negro moldea cuerpo y músculos que se balancean al ritmo de la batuta. La piel se eriza con las notas de la música de Tschaikowsky. Es su debut después de más de diez años de estudio y perfeccionamiento. Las luces del escenario queman su piel y suda copiosamente a causa de los nervios, pero sus sentidos están puestos en las notas que emiten los instrumentos al ser ejecutados por cada uno de los miembros de su orquesta.

Una nota estridente la estremece; su oído se ve afectado cuando la leche se derrama, el niño grita, el agua chorrea de la lavadora y la olla Express deja salir sus vapores ensordecedores.

Esther Vázquez Ramos
No. 113, Enero-Marzo 1990
Tomo XIX – Año XXVII
Pág. 83