Soñando

Profundamente dormido, el hombre soñó que estaba despierto. Para estar seguro de que estaba dormido, recordó lo que hizo hasta acostarse. Como el sueño continuara, el hombre continuó dudando si estaba o no dormido. Luego pensó que al despertar comprobaría la verdad, pero no la comprobó, porque al despertar se vio dormido.

Carlos Alberto Pineda
No 41, Marzo 1970
Tomo VII – Año V
Pág. 329

Anuncios