Humor de Calígula

143-145 top
En medio de un espléndido festín comenzó de pronto a reír a carcajadas; dos cónsules, sentados a su lado, le preguntaron con acento adulador de qué se reía. “Es que pienso —contesto— que puedo con una señal haceros estrangular a los dos.

Suetonio
No. 143-145, Abril-Diciembre 1999
Tomo XXX – Año XXXV
Pág. 64

Anuncios

Suetonio

Suetonio

Gayo Suetonio Tranquilo

 (latín: Gaius Suetonius Tranquillus; c. 70 – post 126)

 Comúnmente conocido como Suetonio, fue un historiador y biógrafo romano durante los reinados de los emperadores Trajano y Adriano. Formó parte del círculo de amistades de Plinio el Joven y al final, del mismo emperador Adriano, hasta que cayó en desgracia por enemistarse con éste. Su obra más importante es las Vidas de los doce césares (De vita Caesarum, también conocida como Vitae Caesarum), en la que narra las vidas de los gobernantes de Roma desde Julio César hasta Domiciano.

Se sabe muy poco de su propia vida, siendo la principal vía de información para reconstruir su biografía tres fuentes: las cartas de Plinio el Joven, los escritos de Elio Esparciano en la Historia Augusta y las obras de Juan Lido, además de pequeñas indicaciones dadas por él mismo. De acuerdo con estas fuentes, y gracias a la aparición en los años 50 del siglo XX de una inscripción honorífica en su más que probable ciudad natal, se sabe que su nombre completo fue Gaius Suetonius Tranquillus, y que nacería en Hipona, la antigua Hippo Regius, en Numidia (actual Annaba, Argelia), hacia el año 70 o 71 d. C., a principios del reinado de Vespasiano. Murió después del año 126 d. C.

Su padre, Suetonius Laetus, procedía del orden ecuestre (equites), disponiendo además de una acomodada situación. Aunque al pertenecer a tal clase lo normal es que el hijo hubiera hecho carrera en el ejército y luego en la administración fiscal, Suetonio no se decidió por ello. En cambio, en tiempos de Domiciano (81-96) fue enviado a Roma, donde comenzó a estudiar literatura, gramática y retórica, llegando a ejercer como profesor y abogado (en el año 97).

Fue amigo y protegido de Plinio el Joven, quien le consiguió el ius trium liberorum (las exenciones concedidas a un padre de tres hijos), y le habría además recomendado al emperador Trajano, gracias a lo cual pudo ingresar a la burocracia imperial, desempeñando, durante el reinado de este emperador (98-117), los cargos de superintendente de las bibliotecas públicas (a bibliothecis) y responsable de los archivos (a studiis). Sirvió a Plinio durante la estancia de éste como gobernador de Ponto y Bitinia entre 110 y 112 d. C.

Tras la muerte de Plinio, Suetonio tuvo otro gran valedor, Cayo Septicio Claro, el prefecto del pretorio de Adriano. Éste consiguió que el emperador nombrara a Suetonio secretario ab epistulis (encargado de la correspondencia oficial), un cargo de gran categoría y confianza. Este puesto le proporcionó acceso a los archivos imperiales, a correspondencias como las de César y Augusto, o a los testamentos de uno y otro, lo que sirvió para conferir a su obra un carácter de veracidad y de relato con información de primera mano. Posiblemente acompañó al emperador en sus viajes a Galia, Germania y Britannia entre los años 120 y 122.

En 122 tanto él como Septicio Claro caen en desgracia, al romperse bruscamente las relaciones con Adriano; el colofón de esta última y triste época lo puso su expulsión de la corte. Parece ser que esto fue debido a «tomarse demasiadas familiaridades con la emperatriz», aunque otros autores sugieren que Adriano sólo trataba de aislar a Vibia Sabina.

A partir de este momento se retiró a la vida privada y se consagró a la labor literaria, pero los datos sobre su vida son prácticamente nulos, pues ni siquiera sabemos con seguridad la fecha de su muerte, que, en todo caso tuvo que ser después del año 126.

De su obra cabe decir que fue extensa y que escribió tanto en lengua latina como en griega, pero, por desgracia, de toda su producción tan sólo se han conservado dos obras prácticamente completas: Las Vidas de los doce césares (De vita Caesarum) y el De grammaticis et rhetoribus. En estado más fragmentario nos han llegado el De poetis, y, quizá retrabajado por autores posteriores, el De viris illustribus («Sobre los hombres ilustres»), que posiblemente fueron los libros 11-19 de su perdida Pratum de rebus variis[1].

Humor de Calígula

2 top

Su ferocidad se manifestaba incluso en medio de sus placeres, juegos y festines. Muchas veces daban tormento en presencia suya mientras comía o se entregaba a orgías con sus amigos; un soldado experto en cortar cabezas ejercía delante de él su habilidad con todos los prisioneros que se le presentaban… En medio de un espléndido festín comenzó de pronto a reír a carcajadas; dos cónsules, sentados a su lado, le preguntaron con acento adulador de que se reía. “Es que pienso —contestó— que puedo con una señal haceros estrangular a los dos.”

Suetonio, en Los doce Césares
No. 02, Junio 1964
Tomo I – Año I
Pág. 45