Alejandra Ulloa

se-busca

Alejandra Ulloa

Escritora mexicana (Guadalajara, 1968). Egresada de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad del Valle de Atemajac y del diplomado en Creación Literaria de la Escuela de Escritores de la Sogem Guadalajara. Ha publicado artículos en el semanario Diez, de Guadalajara (1989) y en revistas especializadas. Obtuvo el segundo lugar en el concurso de guion para radionovela organizado por Pronasol en 1989. Ha publicado cuentos cortos en Transfiguraciones (edición colectiva), de Luciérnaga Editores (1995), y en las revistas El Cuento (1996-1997) y Periplo (1988), en cuyo Consejo de Redacción participó en 1997 y 1998[1].

En 2005 fundó y formó parte del consejo de redacción de la revista electrónica Cuarto Amarillo.

 

[1]http://www.letralia.com/firmas/ulloaalejandra.htm

Anuncios

Ausencia

133 top

Lo peor de la epilepsia no eran los ataques, ni el vago recuerdo de su cuerpo moviéndose de manera convulsiva en contra de su voluntad, ni siquiera los golpes que sentía al recuperar la conciencia.

Lo peor eran las ausencias.

Intentaba asimilar la pérdida de la noción del tiempo, pero al final se reconocía desconectado de la realidad.

Como ahora, al volver en sí, encontraba sólo en su memoria su llegada a la fiesta, la primera convulsión y el reflejo intermitente de aquel arete que lo encandilaba a cada compás del vals.

El mismo arete que sus entumecidos dedos soltaran hacía apenas unos instantes y que ahora yacía sin brillo a sus pies, aún en la oreja de la que había sido su dueña…

Alejandra Ulloa
No. 133, Abril-diciembre 1996
Tomo XXVIII – Año XXXII
Pág. 21

Carlos Bégue

Carlos Bègue

Carlos Bègue

(Buenos Aires, Argentina, 1935).

Narrador y poeta. Ha publicado Oscuro tesoro de la muerte (cuentos, Premio  Municipal de Literatura de la ciudad de Buenos Aires, 1984), El paseo del Centauro (cuentos, 1983), Buitre de pesares la memoria (novela, fue finalista en 1999 del  XVII Premio Herralde, Premio Osvaldo Soriano, Mar del Plata, 2001 y Primer Premio del Fondo Nacional de la Artes, 2003). En poesía es autor de Los Cardales (1986). Le decían cabezón  (cuentos, obtuvo una mención en el premio Casa de las América (Cuba, 1987) y en Uruguay el primer premio del concurso Cuentos de Inmigrantes[1].

 

[1] http://alpialdelapalabra.blogspot.mx/2014/05/carlos-begue-poemas.html

Periplo

Impulsada por singulares vientos, sor Dolores huyó del cenobio con su confesor. El tren alejó del sosiego a los amantes; en barco se libraron del obispo irascible.

Climas desconocidos agotaron pronto la pasión e impusieron el ayuno, la despedida.

En jubilosos lupanares, sabiamente instruida por traficantes y mercaderes, la monja dominó la alquimia de las más secretas perversiones. A través del opio y el ajenjo le sobrevino la nostalgia. Desanduvo mares, caminos, hasta las rejas del convento, y de rodillas ante la priora rogó su perdón.

“Hermana, nunca nos dejaste”, se azoró la anciana frente a su congoja.

Cuando sor Dolores pisó la celda, el ángel que ocupara su lugar cantaba en la ventana.

Carlos Bégue
No. 133, Abril-diciembre 1996
Tomo XXVIII – Año XXXII
Pág. 19

Luis C. A. Gutiérrez Negrín

Luis C. A. Gutiérrez Negrín

Luis C. A. Gutiérrez Negrín

Nació en Mérida, Yuc., en 1952. Es ingeniero geólogo egresado del Instituto Politécnico Nacional (IPN) en 1974. Trabajó en el Consejo de Recursos Minerales (1973-1978) y en la Gerencia de Proyectos Geotermoeléctricos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) (1979-2008), con sede en Morelia, Mich. También fue profesor en el IPN entre 1976 y 1980, y en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo entre 1993 y 1994. Actualmente es consultor independiente, Presidente de la Asociación Geotérmica Mexicana, miembro del Consejo Directivo de la International Geothermal Association (IGA), miembro del Grupo Directivo del Centro Mexicano de Innovación en Energía Geotérmica (CEMIE-Geo) y editor del boletín trimestral IGA News.

En la Gerencia de Proyectos Geotermoeléctricos de la CFE fue Jefe de la Oficina de Geología, Residente del campo geotérmico de La Primavera, Auxiliar Técnico de la Gerencia de Proyectos Geotermoeléctricos, Jefe de Recursos Humanos, Jefe del Departamento de Exploración, y Auxiliar Técnico de la Subgerencia de Estudios, de la Unidad de Control de Gestión y de la Subgerencia de Automatización, Telemetría y Control. Como parte de sus responsabilidades en esa gerencia de la CFE ha preparado 47 informes técnicos internos, que han aparecido con su nombre, así como otros 65 que han aparecido sin firma, todos ellos relativos a su trabajo en geotermia o en las áreas donde ha laborado. Ha preparado también, en conjunto con otros profesionistas o solo, otros 25 informes técnicos finales a contrato. Ha publicado 112 artículos y notas técnicos en español e inglés en revistas especializadas o de divulgación y memorias de congresos tanto nacionales como internacionales y ha impartido 26 conferencias técnicas y de divulgación en diversas instituciones, sociedades y universidades.

En el ámbito literario, en 1991 obtuvo el VIII Premio Nacional Puebla de Cuento de Ciencia Ficción con su cuento La Disuasión, en 1993 el Premio Guazacoalco del VII Certamen de Cuento Corto con su cuento El Regalo, en 1999 el primer lugar en el concurso de Cuento Fantástico del periódico La Voz de Michoacán, con su trabajo Altercado, en 2002 el tercer lugar del IX Premio Nacional de Cuento Carmen Báez por La Tertulia, en 2003 el primer lugar del X Premio Nacional de Cuento Carmen Báez con Los Cónyuges, en 2009 el primer lugar en el concurso del X Encuentro de Escritores en la Ribera “Chapala Puros Cuentos” con su cuento La Punición, y ese mismo año el segundo lugar en el concurso Leyendas de la Santa Muerte con su cuento El Olvido. Asimismo ha obtenido menciones honoríficas en otros concursos nacionales de cuento, como el Premio Nacional de Literatura Efraín Huerta (Género Cuento) en 1992, el II Premio Nacional de Cuento Carmen Báez en 1991, el Concurso Nacional de Cuento Otto Raúl González en 1994, el Concurso de Cuento del Cincuentenario de la Universidad Veracruzana en 1994, el concurso de cuento fantástico Criaturas de la Noche (1999) y otros.

Algunos de sus cuentos han aparecido publicados en revistas como El Cuento, Ciencia y Desarrollo, Conexión y Umbrales, así como en libros de antología como: Lotería de Cuentos, Más Allá de lo Imaginado (Vol. III), Principios de Incertidumbre, Criaturas de la Noche (Vol. III) y en las antologías del II, IX y X Premio Carmen Báez. Igualmente ha publicado un par de ensayos en la revista Panorama, editada por la Universidad Autónoma de Baja California Sur, y un par de artículos en La Jornada Semanal, suplemento cultural del periódico La Jornada[1].

 

[1]Semblanza enviada por el propio escritor vía e-mail

El regalo

La miro, mientras ella a su vez admira, arrobada, la brillante vidriera atestada de juguetes. Ajena a mi escrutinio, ajena al mundo entero, su mirada se pierde en ignotas fantasías estimuladas, además, por la bolsita de plástico ya casi vacía de cemento que lentamente ha resbalado de su mano.

Es una niña aún —ocho, diez años—, que no parece sentir el viento frío que cala hasta los huesos, pese a que sólo se cubre con un precario vestido color sucio. Los no tan escasos transeúntes a esas primeras horas de la noche, afanados en las compras prenavideñas, no reparan en ella. Quienes van inmersos en ese inacabable río de vehículos que circulan fluidamente por el eje vial, ni siquiera notan su presencia. Es invisible. No existe, a lo sumo es sólo una parte del paisaje cotidiano.

Poco a poco, la niña parece regresar a la realidad. Da una penosa media vuelta y se encamina hacia el arroyo, esperando una oportunidad de atravesar. Vuelve dos o tres veces la cabeza hacia el escaparate, como resistiéndose a dejar atrás tan magnífica visión. De pronto, de uno de los vehículos sale volando una caja envuelta en papel metálico para regalo, y queda tentadoramente sobre la calle a unos metros de la chiquilla. Ella echa a correr casi instantáneamente para recogerla. Intento correr también, o al menos gritarle, detenerla. Es inútil. No puedo moverme.

El resto es previsible. El chirriar de los frenos, el golpe seco, la súbita existencia de la niña que cobra inmediata corporeidad para todo el mundo. Algunos gritos. Las voces.

Siento un vacío en el estómago y un horrible sabor en la boca. Las piernas me flaquean, pero logro dar unos pasos para alejarme de la muchedumbre que ya empieza a juntarse (¿de dónde saldría tanta gente?), y entonces la veo. La caja de regalo está intacta. Trabajosamente me inclino a tomarla y la abro. No hay nada

Luis C.A. Gutiérrez Negrín
No. 133, Abril-diciembre 1996
Tomo XXVIII – Año XXXII
Pág. 16