La cantante inconforme

Mientras se arreglaba el maquillaje para el siguiente acto, Rinalda, soprano con bellos ojos y fea voz, lamentaba con amargura las exigencias de la profesión: “Cada vez lo mismo. La maldita cosa es como una pesadilla, querido: si tienes éxito, debes volver a tenerlo, y si no lo tienes, mejor te vas a tu casa a tejer, cuidar los perros…, cuidar al marido…”

Roberto Bañuelas
No 41, Marzo 1970
Tomo VII – Año V
Pág. 256

La estación distante

Soñé que iba en tren; pero el rítmico traqueteo provenía del cuarto vecino, donde dos voces anhelantes demandaban la presencia de un orgasmo lejano. Varias veces el tren caminó, haciendo paradas a mitad del desierto.

Roberto Bañuelas
No 41, Marzo 1970
Tomo VII – Año V
Pág. 256

Fin de semana

Nos pasamos la noche bebiendo y discutiendo la existencia de Dios. Antes del alba, cuando el licor y el tema estaban casi agotados, nuestro amigo Fausto se levantó —con el cansancio y la embriaguez a cuestas— y dijo que se iba a dormir.

Momentos después oímos cómo, desde las caballerizas, alguien partía a todo galope contra el viento de la madrugada. Nos acercamos a la ventana y vimos que el jinete era Fausto, cabalgando en dirección a las montañas.

Ha transcurrido más de un año y nada hemos sabido de él; desgraciadamente, el caballo (que no era suyo) tampoco a regresado a traer noticias.

Roberto Bañuelas
No 41, Marzo 1970
Tomo VII – Año V
Pág. 256

Gustavo Meza


Gustavo Meza ingresó el año 1954 a la Universidad de Chile para estudiar psicología. Ya entonces sentía un gran apego por estudiar los comportamientos humanos, sin embargo a poco andar sintió que su verdadera vocación tenía más que ver con retratarlos. Y así comienza su carrera artística en la escuela de teatro de la misma Universidad.
El año 1973 crea su propia compañía, la que bautizó como “Teatro Imagen”, que hoy tiene más de 30 años de existencia. Su carrera cuenta 25 obras de su autoría y más de 130 bajo su dirección y actualmente se encuentra en plena producción de la puesta en escena de dos proyectos: “El tío Vanya” y de la “Cantata Santa María de Iquique”.[1]