José Manuel Poveda

José Manuel Poveda

 Nació en Santiago de Cuba un 23 ó 25 de Febrero de 1888. Cursó la primaria en Santo Domingo (República Dominicana) a donde se había trasladado su familia durante la Guerra de independencia-, en Guantánamo (Oriente) y en Santiago de Cuba. A los once años de edad redactaba el semanario manuscrito titulado Cuba

Su primer trabajo impreso, de humorismo político, fue publicado, probablemente, en La Voz del Pueblo o en El Managüí. En 1902, ya en Santiago de Cuba con su familia, inicia el bachillerato. Con Marco Antonio Dolz y otros estudiantes fundó, ese mismo año, la revista El Estímulo. Se trasladó a La Habana en 1904. En el Instituto de la capital continuó el bachillerato y reeditó El Estímulo (1905), donde publicó su primer poema impreso. Colaboró además en Arpas Cubanas. De regreso en Santiago de Cuba ese mismo año de 1905, editó Ciencias y Letras -en el que ocupó la jefatura de redacción-, órgano del Instituto santiaguero, y trabajó como agente de El Estímulo, deLa Habana.

Colaboró en El Progreso (Gibara, Oriente), Urbi et Orbe (La Habana) y La Liga (Santiago de Cuba), y fue corresponsal de El Moderado (Matanzas) y La Opinión (Cienfuegos, Las Villas). Editó, en 1906, El Gorro Frigio, semanario cómico-satírico. Ese mismo año trabaja como jefe de redacción de la revista Oriente -en la que tiene a su cargo la sección «Baturrillo»- y se gradúa de bachiller. Un año más tarde es jefe de redacción de Revista de Santiago, colabora en Cuba y América e inicia su interesante y fecunda relación epistolar con Regino E. Boti.

Tuvo a su cargo la redacción de Heraldo Nacionalista. En 1908 comienza a trabajar en el bufete del Dr. Rovira para adquirir experiencia profesional. Ese mismo año se trasladó de nuevo a La Habana. Colabora en El Pensil (1908-1910) y luego en Renacimiento (1910), de Santiago de Cuba, a través de las secciones «Vida literaria» y «Página extranjera», en las que publicaba sus trabajos sin firma y daba a conocer noticias de otros autores o traducciones de escritores extranjeros.

Por esa época fue el animador principal de un cenáculo literario integrado por escritores de intenciones renovadoras que se reunían en una casa situada en Calvario No. 18, de Santiago de Cuba, en la que residía el dominicano Sócrates Nolasco. De este grupo formaban parte, además del ya mencionado, Fernando Torralba, Alberto Giraudy, Luis Vázquez de Cuberos, entre otros.

Colaboró en La Independencia (1909-1911). En La Habana, en 1912, fundó Poveda la Sociedad de Estudios literarios, en la que pronunció conferencias. Dos años más tarde, desaparecida ésta, funda el Grupo Nacional de Acción de Arte, en el que también divulgó la cultura a través de sus conferencias. Colaboró, también, en Camagüey Ilustrado, Oriente Literario, Minerva (La Habana), El Estudiante (Matanzas), Orto (Manzanillo) -desde sus inicios en 1912-, El Fígaro, Letras, El Cubano Libre, Juvenil, Mercurio (Cienfuegos), Heraldo de Cuba -en forma asidua a partir de 1914-, Cuba Contemporánea, El Estudiante (Santa Clara), El Sol (Marianao, La Habana), Labor Nueva (La Habana),Oriente, La Defensa (Manzanillo) -a través de su columna «Crónicas de los lunes»-, La Antorcha, La Nación -donde publicó sus conocidas «Crónicas sobreactuales» entre 1918 y 1920.

Este último año sufre prisión por breve tiempo acusado de faltar al presidente dela Repúblicaen una de sus «Crónicas». En 1921, después de haber cursado sus estudios universitarios de manera irregular, se graduó de Doctor en Derecho Civil enla UniversidaddeLa Habana. Esemismo año instaló su bufete profesional. A mediados de 1923 se dedicó por entero al ejercicio de la profesión. Trabajó como juez suplente de Manzanillo.

Durante años, a través de las publicaciones periódicas con las que estuvo más o menos vinculado y mediante su entusiasta labor de conferenciante y traductor, realizó Poveda una amplia labor en la difusión de la literatura y de la cultura en general y trató los temas de la actualidad política del país en múltiples crónicas periodísticas. Murió en dicha ciudad oriental el 2 de enero de 1926[1].

Anuncios

Queta Navagómez

Queta Navagómez

Nací en Bellavista, Nayarit, México. Soy  licenciada en Educación Física, además, fui atleta de alto rendimiento y tuve la oportunidad de representar a México en competencias internacionales, tuve por algún tiempo los records nacional y mexicano en carreras de 800 y1500 metros.

Desde 1990 empecé a escribir cuentos, luego asistí a talleres literarios donde tuve la suerte de tener como maestros a Guillermo Samperio y Edmundo Valadés. En poesía empecé a formarme con Enriqueta Ochoa, Jorge de la Luz y Antonio del Toro. Continué en talleres literarios porque considero imprescindible la relación escritor-lector. Graciela Serna, Ricardo Bernal Y Alberto Chimal fueron mis nuevos maestros y de ellos aprendí la disciplina para escribir. En poesía me integré al taller del maestro Óscar Wong.

En 1995, obtuve el primer lugar del II Certamen Literario dela Revista Marie Claire, que significó un viaje a París del que regresé motivada para seguir escribiendo. También gane el Premio Nacional  de Cuento “Álica de Nayarit” 1995 y después el Premio Nacional Bienal de Poesía “Alí Chumacero” 2003-2004, además de diversos premios literarios.

En 2005 concluí el Diplomado en Creación Literaria, en la Escuela de Escritores,de la Sociedad Generalde Escritores de México (SOGEM) donde excelentes maestros se encargaron de abrir mis horizontes creativos.

El cuento es un género que me apasiona, ya que me permite crear momentos significativos para mis personajes y es en el que mejor me desenvuelvo. Leo mucha poesía, exploro nuevas formas de expresión y sé que algún día voy a consolidarme como poeta. Me mueve mucho la gente y sus situaciones aunque también exploro en lo fantástico.

Duré cerca de diez años leyendo y recabando información sobre huicholes, luego conviví un poco con ellos y de esa experiencia surgieron un libro de cuentos, una novela y un poemario en que trato sobre la magia de sus ritos y mitos que han sobrevivido casi puros hasta nuestros días[1].

Queta Navagómez

Nació en Bellavista, Nayarit, México. Es licenciada en Educación Física. Representó a México a nivel internacional en carreras de 800 y 1500 metros. Escribe cuento, poesía y novela.

*Ganadora del II Certamen Literario de la revista Marie Claire 1995.
*Premio Nacional de Cuento “Álica de Nayarit” 1995.
*Premio Nacional Bienal de Poesía “Alí Chumacero” 2003-2004.
*Premio Nacional de Cuentos Campiranos, U. A Chapingo 2007.
*Premio Nacional de Novela “José Rubén Romero”, Bellas Artes 2008.
*Primer lugar nacional del VIII Concurso de Poesía del Pitic, 2009.
Además de diversos premios literarios en la República Mexicana.

En su cuento huichol “Purificación” está basado el cortometraje “La voz de las cigarras”, de Sergio Tovar Velarde, que ganó una Diosa de Plata en 2006. Concluyó el Diplomado en Creación Literaria, en la Escuela de Escritores, de la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM) Generación XXXV. Socia de la Revista Club “La luma del Ganso”

Tiene publicados:
Aquí no ha terminado, cuentos brevísimos, Editorial La tinta de Alcatraz, Toluca, Estado de México 1993.
Fantasmas de Ciudad, poesía, Editorial Tintanueva, México 1999
Piel de Niño, cuentos, Editorial de la Universidad Pedagógica Nacional, México 2000
Hizo la antología de Cien cuentos brevísimos de Latinoamérica,
Cuadernos Politécnicos de Difusión Cultural, serie Nuestra Palabra, número 17, México 2000
En busca de un alma, (cuentos huicholes), Editorial EDAMEX, México 2001
Tukari Temai el Hacedor de Lluvias, (novela huichola), Editorial Libros para Todos, EDAMEX, México 2002
Destiempo, sonetos. Editorial Tintanueva, colección Oscura Palabra, num. 30, México 2004.
De mujer la hoguera, cuentos, Linajes Editores, Tlanepantla, Estado de México, enero 2006.
Canto para desplegar las alas, poesía, Tintanueva Ediciones, México, abril del 2006.
Hadas ebrias, cuentos mínimos, Editorial UNAM, FES Zaragoza, México 2006.
Balón y Astillas, antología, cuento. Departamento de Publicaciones de la Universidad Autónoma de Chapingo, Estado de México, 2008.
Raíces de mangle, poesía, Instituto Municipal de Cultura y Arte de Hermosillo, y Ayuntamiento de Hermosillo, Sonora.
El tigre del Nayar, novela histórica, coedición Consejo Estatal para la Cultura y las Artes, de Nayarit, Universidad Autónoma de Nayarit, Gobierno del Estado de Michoacán y Editorial JUS, México, 2010.
Huichol, la rebelión del Máscara de Oro, novela histórica, Ediciones b, México 2010.

Además de haber sido incluida en varias antologías de cuento y poesía en México, Argentina, Estados Unidos y Perú.

Ha tomado talleres de poesía con Enriqueta Ochoa, Jorge de la Luz, Ileana Godoy, Antonio Deltoro, Carmen Alardín y Óscar Wong. En narrativa ha participado en talleres con Guillermo Samperio, Edmundo Valadés, Graciela Serna, Ricardo Bernal, Alberto Chimal, Mario González Suárez, Bertha Couvert Rojas y Rodolfo JM..


Una falta muy singular

Toda su vida esperó aquel Juez de las Cortes Federales de la Flora y la Fauna condenar a alguien por cometer una falta muy singular.
El caso se presentó. Tuve que sentenciar, por el delito de violación, a un cazador furtivo que había penetrado sangrientamente aquellas hermosísimas selvas vírgenes.

Waldemar Noh Tzec
No 95, Noviembre-Diciembre 1985
Tomo XV – Año XXI
Pág. 104

Las manos

Cinco, diez, doce, muchos días —no recordaba cuántos, puesto que ya no tenía memoria sino para su propio miedo—, llevaba en el mismo trajín. Dos manos misteriosas salían intempestivamente de la penumbra de su habitación y trataban de estrangularlo. Cuando ya toda resistencia le parecía inútil y empezaba a experimentar los primeros síntomas de asfixia, accionaba el interruptor. Un calor desconocido lo empapaba entonces desde la mollera hasta el último recoveco de su existencia, sumiéndolo en la incertidumbre y el desconcierto.

Esa noche, preocupado, se propuso sorprenderlas. Bebió agua de azúcar y masticó hojitas tiernas de toronjil para reforzar el sueño, leyó las dos primeras páginas de la primera parte de El extranjero de Camus, apagó la luz y se acostó con la última campanada de las once. Al rato, cuando ya el mundo era silencio, cantos de pájaros nocturnos y ruidos esporádicos de grillos y sapos, sintió que las manos se acercaban decididas, apartando fantasmas y pedazos de recuerdos que él mismo había repartido durante mucho tiempo en cuotas mínimas de miedo por el cielorraso y las hendiduras de las paredes, el piso de tablas y los rincones más oscuros de la habitación.

Finalmente, con el terror convertido en un coraje sin precedentes, agarró las manos asesinas por las muñecas, y las inmovilizó en el aire. Forcejeó, luchó, jadeó. Y maldijo. Poco después, cuando creyó haberlas dominado, trato de soltarlas con brusquedad para buscar el interruptor, pero sus manos estaban tensas, inmóviles, intentando zafarse a toda costa de una fuerza extraña que no les permitía acercarse a su garganta.

Leopoldo Bardella de la Espriella
No 95, Noviembre-Diciembre 1985
Tomo XV – Año XXI
Pág. 98