… de Martín Sosa Cameron

Martín Sosa Cameron, hijo de Emilio Sosa López, nos envía anécdotas de éste escritor cordobés.

En una, él discutía con una persona poco tolerante y muy obcecada, y cuando Sosa López con argumentos amables e irrefutables le demostró al otro su equivocación, ante el excesivo malhumor del interlocutor, Sosa López le dijo, “Bien… Ahora tranquilicémonos… Ya está… No sigo discutiendo con usted: jamás hay que tener tanta razón”… Era conocida su naturaleza conciliadora…

Otra, Sosa López había invitado a su amigo Jorge Luis Borges a dar una conferencia en Córdoba. Borges y él hablaban animadamente de temas personales; en un momento Borges se quejó de todo lo que debía soportar por el entorno familiar de su primer esposa… Sosa López le preguntó “Jorge, ¿tan incómodo está? Qué le gustaría hacer?”, a lo que Borges le respondió “Irme de allí y volver con mi madre”; Sosa López le dijo, “Pero, Jorge, háblela ahora a su mamá y dígale que volverá con ella”; Borges lo tomó de un brazo, pues ya no veía, y le pidió que lo llevara hasta un teléfono; una vez que eso hicieron, Sosa López le discó los números, Borges
tomó el tubo y cuando fue atendido por doña Leonor, exclaEmilio Sosa López en los '40mó, muy contento, “¡Madre! Cuando vuelva de Córdoba me quedo con usted!”

 Emilio Sosa López en los 40’s


Martín Sosa Cameron: Nacido el 14 de julio de 1951 en Córdoba, capital, Argentina. Escritor, poeta, dramaturgo y editor. Casado, vive en Córdoba, Argentina.

Publicaciones: más de 200 trabajos literarios en diarios y revistas culturales de Argentina (“LA GACETA”, Tucumán; “LA PRENSA”, Buenos Aires), Estados Unidos, España, Inglaterra. Becario del Fondo Nacional de las Artes. Enrique de Goycoechea, compositor asociado de la Bloomington University, Indiana, USA, musicalizó trabajos suyos, ganando el 1º premio por “Viajes interiores”. Sus libros tienen críticas positivas en los principales suplementos literarios de Argentina, gran parte de ellos por miembros de la Academia Argentina de Letras – Libros publicados: INTERIOR DEL SUEÑO; POESÍAS DISPERSAS; PAR O NIMIAS (Poesía); ANTOLOGÍA DE LA POESÍA MODERNA DE CÓRDOBA – LOS HOMBRES DE HUMO (Cuentos); TEATRO (Tres obras: La vida perfecta; Laverdito; Celacanto); IMAGINERO DE CÓRDOBA (Antología narrativa); VIEJO Y ENFERMO IBA YO EN MI TRINEO (Cuentos, New York, USA); ¿ACASO EL ALMA NO ES IMPERSONAL? / LOS VIAJEROS (Teatro, New York, USA).

 Corresponsal para Sudamérica de “Boxing Illustrated”, New York, USA; Editor de BoxRec.com; primer argentino y sudamericano Miembro de la IBRO (International Boxing Research Organization), el más importante centro de expertos en historia del boxeo del mundo[1].

Martín Sosa Cameron

Martín Sosa Cameron

 

 

 

 

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Usuario:Mart%C3%ADn_Sosa_Cameron

Anuncios

Emilio Sosa López

Emilio Sosa López El visionario 14 septiembre 1978 Joaquín Mortiz México DF

Emilio Sosa Lopez: Apuntes para una biografía

Por Marcela Benavides

 “Emilio Sosa López fue uno de los intelectuales más destacados de nuestro país y un creador de no común energía”; poeta, pensador y novelista, nació en Córdoba, Argentina, el 15 de enero de 1921, y murió en la misma ciudad el 29 de mayo de 1992.

“La obra de Sosa López merece sitio perdurable, por su intensidad y su fe”; Emilio Sosa López, es “‘El único escritor residente en el interior del país que publicaba en Sur y en La Nación, que periódicamente viajaba a Buenos Aires para codearse con Borges, Eduardo Mallea y Victoria Ocampo’, puntualiza Daniel Moyano”.

Autor de numerosos libros publicados en Argentina, México y España, como poeta es “Tal vez el mejor entre los continuadores de la línea anglosajona -Eliot, Pound, en particular-, es decir, de una poesía de refinada elaboración intelectual, libresca, reflexiva, en la que el límite fonético del verso es dictado por el ritmo interior de la imagen y el poeta contempla el mundo desde una áurea imparcialidad”; “Algunos de los mayores poetas de este siglo han nacido en las provincias: (…) Sosa López en Córdoba”; entre sus volúmenes en verso podemos citar los siguientes: Cuadernos de poesía (Córdoba, 1948); Sentimiento de la criatura (Losada, Buenos Aires, 1950); Los encantamientos (Losada, 1954); La fábula (Losada, 1957); Por amor de la fiebre (Córdoba, 1962); Isla cercada (Losada, 1969); Máscaras (Losada, 1972); Encantamientos (1946-1983, Universidad Nacional de Córdoba); Cielo sin nadie (Universidad Nacional de Córdoba, 1985); Encantamientos (Mundi-Lerner, Córdoba, 1987); La hidra (Mundi-Lerner, 1990); posteriormente, junto con los poemas de Una playa sembrada de maderos (1989-1991), reunió su producción en ese género en la tercera edición de Encantamientos (Mundi-Lerner, 1991), volumen que consideró su definitiva obra poética, pero a la que hay que agregar la publicación póstuma de Últimos poemas (Mundi, 1993)[1].

Restos

“La deformación es evidente. Allí los tenéis. Antes, como lo demuestran estos antiguos cuadernos, donde terminan estos seres había unas prolongaciones que les servían de sostenes y que les ayudaban a desplazare. Precisados obviamente al uso de vehículos para transportarse de un lugar a otro, estos sostenes fueron perdiendo fuerza y vigor, acabando por extinguirse, dejando, como único testimonio de su presencia, estas pequeñísimas protuberancias o perillas, allí donde empezaban las que debieron ser cabezas de dos huesos largos. Estos seres-nalga (llamémoslos así), fueron convirtiéndose en tales, por el uso excesivo de las máquinas antiguas de gasolina y el subsecuente desuso de sus miembros inferiores que terminaron por atrofiarse hasta casi quedar reducidos a la nada…”

Sacado de un estudio reciente, de las civilizaciones extintas entre los años 1900 a 2000.

Emilia Ortiz
No. 56, Diciembre 1972 – Enero 1973
Tomo IX – Año IX
Pág. 459

Jaime Suárez Quemain

Jaime Suárez Quemain

Jaime Suárez Quemain

(San Salvador, 1949 – 1980)

Fue un poeta y periodista salvadoreño.

Hijo de Alex C. Suárez, campeón de boxeo de Centroamérica y El Salvador entre los años 1925 y 1927 y Carlota Quemaín de Suárez, fue parte del grupo literario “La Cebolla Púrpura” en el cual se encontraba el escritor David Hernández; asimismo trabajó como el jefe de redacción del periódico La Crónica. Incursionó también en el teatro.

En los años 1970 frecuentaba el café Bella Nápoles en el centro de San Salvador, lugar de reunión de poetas y escritores jóvenes. De este lugar Suárez fue sacado violentamente por un grupo de desconocidos armados de metralletas. Fue asesinado a machetazos, y su cuerpo terminó abandonado en un basurero de Antiguo Cuscatlán.

David Escobar Galindo opina sobre la obra de Suárez:

Su poesía es directa, punzante, sin mucha elaboración, ni interior ni formal. Se salva por la fuerza y la sinceridad. Temperamento de signo anarquista, según lo dejó traslucir en muchos poemas.

Y José Roberto Cea expone lo siguiente :

Jaime era poeta antes de ser periodista, pero antes de ser poeta era un hombre preocupado por el destino de su pueblo(…) En cuanto a su labor poética, decimos que estaba en ese período de afirmación, en ese período de aprendizaje(…) de ahí que muchos de sus textos nos dejen un sabor de no concluidos(…) pero sí tienen la combustión del hombre que es poeta y sabe que tiene que decir su mensaje, lanzar su voz, dejar su testimonio de un tiempo duro y amargo…

Obra:

Un disparo colectivo, poesía, edición póstuma. San Salvador, 1980.

El discreto encanto del matrimonio, teatro, 1980[1].

Percepción

El aire atronador recibe disparos de incontables cañones imaginarios. Dicen que es la inauguración de una planta eléctrica, pero yo hubiera jurado que bandadas de palomas carnívoras mordían niños huérfanos, produciendo el fragor de una batalla, el fluir de una corriente invisible, con los huesos duros de sus quijadas. Y quizá algún grito de niño asombrado por la herida recién abierta en el costado enjuto, donde un ávido revolotear blanco escarba ansiosamente.

Martha Yera
No. 56, Diciembre 1972 – Enero 1973
Tomo IX – Año IX
Pág. 457

El cautivo

En aquel planeta situado en un confín de la galaxia, hubo preocupación por haberse detectado rudimentarias explosiones atómicas, originadas más allá de Marte.

Se decidió, por tanto, enviar una nave con la misión de capturar un ser tipificado de aquella probable y peligrosa civilización.

Después de larga travesía la nave arribó, sigilosamente, a las cercanías de una gran ciudad. Y tras cuidadosa observación fue capturando, al amparo de la noche, uno de aquellos seres tan parecidos a los mismos expedicionarios y que pululaban constantemente por la urbe.

El regreso tuvo lugar.

Hasta la fecha, los sabios de aquel planeta ubicado en el lindero de la galaxia, no han podido determinar el coeficiente mental, ni la verdadera naturaleza e intenciones del Volkswagen rojo que fue secuestrado de un estacionamiento de la tierra, cierta vez, como a las dos de la mañana.

Jorge Mejía Prieto
No. 56, Diciembre 1972 – Enero 1973
Tomo IX – Año IX
Pág. 451

Eric González Conde

Eric González Conde

Eric González Conde

Inmigrante cubano, vive en Costa Rica desde hace más de 18 años (más de la tercera parte de su vida) Licenciado en Filología por la Universidad Central de Las Villas, Marta Abreu, Cuba. Posee posgrados en Literatura Infantil y Crítica Literaria.

Premio Nacional de Talleres Literarios, Cuba 1984, Gran Premio Nacional de Humorismo, Cuba 1989. Mención Honorífica del PREMIO CASA DE LAS AMÉRICAS, Cuba 2002. Mención Honorífica del Primer Concurso Iberoamericano de Narrativa para niños  INVENCIONES, organizado por el Centro Cultural de España en México y la Feria del Libro de GUADALAJARA 2009. Finalista del Premio español de literatura infantil LAZARILLO DE 1995.

Libros suyos se han editado en Cuba, Costa Rica, Colombia y Las islas Canarias, España.

Eric trabaja en su casa de habitación revisando ensayos, tesis y libros de literatura y preparando a estudiantes para exámenes en la rama del Español. La Universidad de Costa Rica, no reconoce su título de filología, ni ninguno de sus premios literarios, ni aún los 5 libros que el autor ha publicado con la Editorial EUNED, una de las más prestigiosas del país. Los graduados cubanos devienen en una competencia para los egresados de la Universidad de Costa Rica[1].

 

[1]Semblanza enviada por Eric Conde vía email